Musicos de Calle, buskers

  UN POCO DE CULTURA

“…La música callejera juega un papel importante en la cultura actual, se ha convertido en el enriquecimiento personal de muchos músicos y, a pesar de todas las prohibiciones y normas que se les está imponiendo, es una actividad que siempre ha estado operativa en todo el mundo y es arduo difícil darle la espalda…” (Análisis de normativas para artistas callejeros: el caso de los buskers, de Alicia Martínez Gil)

altan_ew0yvipgg989o6n8uyofa58lulvmsivlslcci9eki

Empiezo a formarme como músico de guitarra española a los 8 años, con maestros como Emilio Ablanque Pajares, Chema Saiz entre otros .Ahora tengo 46 años y sigo formándome, aprendiendo porque nunca se deja de aprender .Me gusta ser músico en la calle, en bares, restaurantes, salas… amenizando, haciendo que la gente disfrute, mientras me sale otro tipo de trabajos que sean “reconocidos”. No soy un mendigo, ni pido limosna.

Los artistas callejeros ofrecemos algo y recibimos donaciones.

A lo largo de estos años, autoridades, agentes de la seguridad… que no están informados, me han tratado como un delincuente, como un mendigo, vagabundo…con una actitud de superioridad, todo por su falta de cultura, todo por su ignorancia.

altarw7dm1ljgkbwnfbiuf2vf3i4kszinme6riakdl3te5l

Me atrevo a definir conceptos que a mi parecer se confunden cuando ven a alguien tocando en la calle:

MÚSICA (DRAE):Arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos ,o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite ,conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre, ya tristemente.

“…esta definición hace hincapié en una propiedad que considero característica de la música, la capacidad de conmover. Ni los profesores de música ni los propios músicos parecen acordarse demasiado de esta capacidad, lo cual es verdaderamente grave, porque lo maravilloso de la música, lo que la hace destacar frente a cualquier arte, es esa capacidad de conmover, de llegarnos al corazón…” (¿Do Re Qué? Federico Abad)

CALLEJERO: De la calle o relativo a ella.

Un cierto número de artistas mundialmente conocidos presumen en sus autobiografías y entre-vistas de haber comenzado como músicos callejeros. Se han mencionado a: Javier Álvarez, B.B. King, Sídney Bechet, Marc Bolan, Camarón de la Isla, Manu Chao, Cirque du Soleil…

Me produce mucha tristeza que cuando estoy tocando en la calle percibo que existe gente que te mira como si fueras un mendigo, te mira con pena. Para todo artista lo importante es que disfruten, que les hagas sentir y que con un simple aplauso, con una sonrisa, reconozcan el trabajo que realizamos.

DONATIVO: Algo que se da de forma voluntaria y sin esperar premio ni recompensa alguna, especialmente cuando se trata de dinero y se entrega con fines benéficos o culturales.

He ido a ver actuaciones de teatro, música, que en vez de cobrarte una entrada te cobran una “donación”, eso es algo muy distinto, por qué? te imponen un precio, y utilizan la palabra donación cuando no lo es, eso no está bien o sí?, por evitar las tasas e impuestos a la cultura?

LIMOSNA: Dinero que se da como ayuda a un necesitado, se trata de una ayuda voluntaria que se da a alguien, institución…sin esperar nada a cambio.

Diferencia con un músico de calle es que yo, como otros muchos ofrecemos, poder escuchar música en vivo, arte en vivo, por lo tanto, sí damos algo a cambio.

MENDICIDAD: Situación social de la persona que no posee otros ingresos para vivir que los que le proporciona las limosnas.

Este no es el caso de los artistas de calle porque, como explico anteriormente, no es limosna sino donativo, que es muy diferente.

Estoy de acuerdo que empiece  a haber unas normas , reglamentos, para  artistas profesionales o autodidactas… podamos ejercer el arte en la calle, sin ser confundido con la mendicidad encubierto ,personas que sin formación musical ni pericia ,pero sí mucha picardía están con un instrumento sin saber cómo se toca ,cómo funciona ,qué significa….molestando a las personas ,faltándolas el respeto con el ruido que producen ,aprovechándose de la buena voluntad.

Por eso sugiero al ayuntamiento de esta ciudad, que no se olviden de los artistas callejeros, ya que ayudamos también a la divulgación de la cultura, y también me atrevo a pedir a esas personas que se cruzan conmigo alguna vez que no se avergüencen en pararse a escuchar, que no tengan miedo, que disfruten, que la música les acompañe.

Un músico de calle agradecido.

Marco Cesar Romero Ortega

Seis cuerdas y un mastil.